Saltar al contenido
Gato Exótico

Leucemia felina

leucemia-felina

La leucemia felina (FeLV) es un virus de índole grave que ataca de forma exclusiva a los gatos. Si el virus se desarrolla en su plenitud en el cuerpo de estos pequeños felinos, resulta bastante probable que les cause la muerte en corto o medio plazo.

La leucemia en los gatos, se puede manifestar de múltiples maneras y con diversa sintomatología, las cuales, variarán en función de la evolución en que se encuentre la enfermedad.

Es de gran importancia conocer el comportamiento de las enfermedades en los gatos, y en especial, el de la leucemia. Este es un virus complejo a la par de mortal, pero que con las precauciones y cuidados pertinentes se puede tratar, prevenir y proporcionar una vida digna a nuestra querida mascota.

A correlación con los cuidados, como veremos más adelante en profundidad, hay que prestarlos suma atención puesto que la forma de contagio entre comunidades de estos animales es frecuente y fácil de evitar. Por todo ello, como decimos prestar mucha atención al apartado de «contagio de la FeLV» y seguir las medidas de precaución que aconsejamos de relevante importancia.

En el desarrollo de este artículo, trataremos una de las enfermedades más importantes que se manifiestan en nuestros amigos los gatos, por lo que es un buen punto de partida para conocer y aprender a proteger a nuestra mascota de posibles problemas futuros. 👨🏼‍⚕️🩺

¿Qué es y cómo actúa la FeLV?

El virus de la FeLV se engloba de forma más específica dentro del grupo de los retrovirus. Los retrovirus son una familia (Retroviridae) de virus con genoma de ARN monocatenario de polaridad positiva que se replican de una manera inusual y a través de una forma intermedia de ADN bicatenario.

Dichos retrovirus, son los responsables de muchas enfermedades mundialmente conocidas y en constante estudio por ser de las que entrañan mayor gravedad y porcentaje de mortalidad. Entre ellas, nos encontrarnos con varios tipos cáncer o el sida (VIH).

virus-leucemia-felina

La VLFe o FeLV se corresponden con esta abreviatura que es utilizada para referirse al Virus de la Leucemia Felina. Fue descrito por primera vez en 1964, por el patólogo británico e instructor en la «Universidad de Glasgow» William Fleming.

Mecanismo de acción de la leucemia en los gatos

En lo que respecta al mecanismo de acción o la forma que tiene de actuar este retrovirus en el cuerpo de estos mininos es provocándoles cáncer en las células de su sangre (linfocitos), es decir, les produce leucemia. Este tipo de virus pertenece a la misma familia que el virus de la inmunodeficiencia felina.

Fundamentalmente, dicha enfermedad provoca en el felino una gran vulnerabilidad y deficiencia del mecanismo de actuación de su sistema inmunitario.

Cuando su sistema inmunitario se encuentra tan mermado (inmunodeprimido), favorece en gran medida la aparición y proliferación de otras enfermedades y cuadros infecciosos que el gatito no será capaz de neutralizar, o en su defecto, les costará mucho más que si se encontraran en condiciones normales de salud. A la par, desarrollarán numerosos problemas asociados que veremos a continuación en el siguiente apartado referido a la sintomatología que provoca.

Leucemia felina síntomas

Esta enfermedad causa generalmente graves problemas a los gatos que los impedirá de una manera u otra llevar una vida completamente placentera y feliz como pudiera ser la de cualquier otro ejemplar de felino en estado de total salubridad.

Empezando con los síntomas más frecuentes que generalmente se suelen dar al inicio de la FeLV, encontramos: pérdida de apetito, deficiencias en el pelaje (alopecias), inflamación de los ganglios linfáticos, infecciones de la piel, diarreas, problemas bucodentales, fiebre y la anemia que generalmente se produce en un 25% de los gatitos infectados.

A medida que avanza la enfermedad, se producen cuadros en los que los síntomas entrañan mayor riesgo para estos animales, entre ellos destaca el cáncer, que se produce en torno al 15% de los gatos infectados con el virus de la leucemia felina.

El cáncer de mayor predominancia que se les desarrolla ante esta situación en el cuerpo de los gatos es el linfoma. El linfoma, es un tipo de cáncer de los linfocitos (clase de células blancas) que les produce tumores malignos que se pueden distribuir en varias partes del cuerpo de forma simultánea, o la leucemia (tumor de células de la sangre).

leucemia-felina-sintomas

En esta fase más avanzada de la enfermedad notaremos un mayor grado de desgaste y deterioro físico de nuestra mascota. En este momento, entran en juego síntomas de la leucemia felina que denotan que nuestro compañero gatuno tristemente se va apagando por momentos. Entre ellos, destacan la más que notable pérdida de peso, debilidad, dejadez en su aseo matutino, fatiga y letargia (pérdida temporal y completa de la sensibilidad y del movimiento por causa fisiológica) causadas por la pronunciada anemia que padecen.

El virus de la VLFe también puede infectar a la serie roja de la médula ósea, ocasionándoles una reducción del número de hematíes o una destrucción o producción de glóbulos rojos anormal (con pérdida de su funcionalidad).

Contagio de la leucemia felina

En lo que respecta a la transmisión de la leucemia en gatos, hay que mencionar primeramente que tiene una mayor tasa de contagio entre poblaciones de gatos callejeros (Felis silvestris) o salvajes que en individuos domésticos que no salen de casa y se relacionan con los demás gatos que conviven en la calle. Se tiene constancia de que incluso en poblaciones de grandes felinos salvajes como lo son los linces, leones o leopardos, pueden ser portadores del virus e incluso llegar a desarrollarlo y padecerlo.

El contagio de la leucemia felina en los gatos se produce principalmente procedente de gatos infectados portadores del virus a gatos que se encuentran sanos o que no lo portan. La principal vía de transmisión es fundamentalmente la saliva (a través de mordeduras generalmente) que es en donde existe la mayor concentración del virus FeLV.

Otras vías de contagio recurrentes son el contacto sexual, el contacto con la orina, heces, o incluso con el compartimento del comedero y bebedero en ejemplares de gatos infectados con el virus. También puede darse durante el ritual de acicalamiento entre estos mininos (por el intercambio de saliva). En todos estos casos, evidentemente, uno de los supuestos gatos estaría infectado con el mencionado virus.

Por dichas vías de contagio frecuentes, es por lo que aconsejamos de suma importancia que ante la mínima sospecha de que uno de nuestros gatos pudiera haber contraído o desarrollado el virus de la leucemia felina (FeLV), debemos aislarlo de los demás (en el caso de tener varios gatos) y tomar las precauciones pertinentes para que no se produzca el contagio entre ellos. Evitar el uso común de objetos, delimitar las zonas de convivencia y contactos, serán algunas de las pautas que deberemos llevar a cabo de forma rigurosa.

En un pequeño porcentaje, si la madre es portadora del virus y tiene una camada de gatitos, puede transmitírselo durante la gestación o a través de la leche materna, siempre y cuando durante dicho proceso los cachorros logren sobrevivir (ya que generalmente no suelen hacerlo).

Cabe destacar que no todos los mininos que tienen contacto con el virus llegan a desarrollar la enfermedad o infectarse de ella (siendo portantes de por vida). Los motivos por los que se dan lugar estas ambiguas o excepcionales situaciones, se pueden deber a que no se hayan expuesto a una gran concentración del virus, o que por el contrario, se haya expuesto y producido por consiguiente los anticuerpos IgG específicos (aproximadamente el 30% de los gatos) y desarrollado así inmunidad frente al virus de la VLFe.

Si el retrovirus logra expandirse por el torrente sanguíneo y la infección llega a su médula ósea, el animal desgraciadamente permanecerá infectado por el resto de su vida. De manera contraria, si el felino logrará contrarrestarlo y eliminarlo en la etapa inicial del desarrollo viral (4-12 semanas), el animal no lo contraerá y desarrollara las mencionadas defensas específicas.

¿El virus de la leucemia felina es contagioso en humanos?

leucemia-felina-vacuna

Definitivamente y para la tranquilidad de todas las personas que tengan gatos domésticos (Felis silvestris catus) como animales de compañía, hay que decir que el virus de la leucemia felina no se contagia a los humanos, puesto que es una enfermedad específica de los felinos. No se ha detectado ningún caso en el mundo (hasta la fecha) de contagio de gato a humano de VLFe. Asimismo, tampoco es contagioso para otro tipo de mascotas que pudiéramos tener conviviendo en su conjunto como pueden ser por ejemplo los perros o los roedores.

Leucemia felina vacuna y tratamiento

En lo que respecta a los tratamientos de los gatos que ya se encuentran infectados y tienen desarrollada la leucemia en sus cuerpos, están enfocados a mejorar en la medida de lo posible su calidad de vida y alargarla tanto como se pueda. Por lo que se puede decir, que actualmente no existe tratamiento que cure la leucemia en los gatos, así como para el resto de felinos que por desgracia la padezcan.

Cuando ya se encuentran infectados, lo más aconsejable es darles la mejor vida posible mediante los cuidados y atenciones que pudieran necesitar. Otras atenciones incluyen el estimularles el apetito con alimentos que les gusten en mayor medida y sean nutritivos, y administrarles (por recomendación o prescripción veterinaria) vitaminas para que se encuentren más enérgicos y contrarresten la acusada anemia. Así mismo, será frecuente el empleo de antibióticos por periodos más largos de lo habitual, ya que sus defensas se encuentran más bajas de lo normal y existe una mayor prevalencia de infecciones en estos individuos, en donde son más difíciles de sobrellevar, tratar y superar.

Vacuna de la leucemia felina

En lo que respecta a las vacunas básicas en los gatos, entre ellas se encuentra generalmente la vacuna de la leucemia, la cual, se les suele poner cuando la edad de los gatos oscila en torno al mes y medio de vida. Habitualmente, esta vacuna se aplica únicamente o de forma más usual a gatos que suelen salir a la calle y relacionarse con otros gatos, aunque no se encuentra contraindicada en el resto de los casos. A pesar de existir ciertas vacunas con el objetivo de prevenir contraer el virus, ninguna de ellas nos asegura el 100% de efectividad ante un posible contagio.

leucemia-en-gatos

Por ello, a pesar de que nuestro gato o gata tenga puesta la mencionada vacuna, corre gran riesgo de contraer el virus de la leucemia en felinos cuando se mezcla con ejemplares que ya lo han contraído y son portantes. Lo que sí nos asegurará que nuestra mascota se encuentra libre de leucemia, es que el test de FeLV resulte negativo. Generalmente es común realizar el test antes de la vacunación, ya que si el ejemplar estuviera infectado de antemano, la vacuna carecería de total efectividad.

Esperanza de vida de la leucemia en gatos

Como hemos ido advirtiendo a lo largo del post, el virus de la leucemia felina no es algo que se deba pasar por alto en absoluto, ya que es una enfermedad de que entraña gran gravedad tanto para los felinos que la porten como para aquellos con los que convivan y sean propensos a contraerla.

La esperanza de vida de los gatos con FeLV dependerá del grado o fase de la enfermedad en que se encuentren, pero por lo general, desgraciadamente la mayoría mueren entre los 6 meses y 2 años después de haber contraído el retrovirus. La gran probabilidad de que se desarrollen patologías de carácter grave como lo es el cáncer, hace que este virus resulte mortal y muy difícil de sobrellevar a lo largo del tiempo con cierta calidad de vida.

leucemia-felina-transmision

En cuanto percibamos que nuestra mascota se encuentre más afectada de lo normal a causa del continuo e imparable desarrollo de la leucemia, la opción que deberíamos de considerar seriamente y que se puede consensuar con nuestro veterinario de confianza, por mucho que nos duela y siempre pensando en evitar el sufrimiento del animal, sería la eutanasia.

Recordar que, ¡vale más un bonito recuerdo que una amarga convivencia!. 💛

error: