Saltar al contenido
Gato Exótico

Gato Enfadado

gato-enfadado

Un gato enfadado, es un claro síntoma de que tu gato quiere algo y por algún motivo no puede salirse con la suya.

Los gatitos son animales sumamente expresivos, con su lenguaje propio, pero al fin y al cabo, utilizan sus artimañas para que te des cuenta de lo que quieren de ti y salirse siempre con la suya.

Habitualmente de primeras, no te mostrarán su particular cara de gato enfadado, y más, si tu mascota ya tiene confianza contigo. Aunque hay que decir que dicha reacción no es una regla fija, ya que hay mininos con un carácter muy sensible y con poca paciencia, que tenderán a mostrar su enfado a la más mínima situación que no sea de su agrado.

Como regla general, las señales básicas que estos felinos emplean para comunicarse son a través de sus diferentes tipos de sonidos de gatos. Si mediante este recurso no llegan a entenderse contigo, emplearan otras formas o aspavientos, como pueden ser los diferentes movimientos en su cola, acercarse a ti e intentar llamar tu atención, y finalmente, si ven que todo eso no surge el menor efecto, te harán saber que están enfadados mediante su cara de desagrado.

Causas de un gato enfadado

Aquí expondremos, una lista de las posibles y principales causas, por la que nuestros queridos amigos los «gatos» podrían estar algo molestos, o en definitiva, muy enfadados. 😾

Gato territorial

A menudo, los gatos suelen ser territoriales y tienen espacios o zonas que catalogan como suyas, en las que se sienten a gusto y seguros. Un porcentaje de gatos (porcentaje relativamente bajo), suelen marcar su territorio orinando o haciendo marcas de distinto tipo.

Otro porcentaje más (centrado en este artículo), son los gatos enfadados y que pueden llegar incluso a atacar si sienten que su espacio es invadido. Bien pueden verse invadidos o amenazados por otros animales o también por las personas o sus dueños.

Gatito miedoso

Existe un cierto número de gatitos miedosos que puede ser debido por varias causas. Algunas de estas conductas miedosas pueden venir derivadas a raíz de la falta de costumbre de visitas por parte de otras personas. También puede ser debida a su naturaleza, ya que hay razas más sociables que otras. Otro caso aún mas grave, es el de los animales que hayan sufrido algún tipo de malos tratos. Ante estas situaciones, nuestro gatete tomará diferentes comportamientos o formas de actuar, entre las que se incluyen: la de huir despavoridos, que se enfrenten con cierta hostilidad o que finalmente ataquen.

Gato juguetón

Este caso, habitualmente se debe a una reacción instintiva que expresa de manera algo efusiva nuestro felino. En la gran mayoría de los casos, no es que nuestro minino se encuentre enfadado, rabioso, o que nos quiera hacernos daño, sino que interpreta el juego de varias formas que nosotros podemos llegar a mal interpretar o tomarlas como agresivas. Algunas de ellas, pueden englobar, el intentar mordernos, atraparnos con sus garras o abalanzarse sobre nosotros.

Pero como ya decimos, es una reacción instintiva y natural en ellos, que a veces, puede ser algo desmedida en ciertas razas o gatos y podemos llegar a interpretarlo como un síntoma de agresividad por su parte.

gatos-jugando

En casos más extremos, puede ser que nuestra mascota no juegue con nosotros y directamente nos agreda de alguna forma, con lo que ya nos desligamos del término de «jugar», y por consiguiente, tendríamos que encontrar la causa de dicho motivo.

Gatito enfermo

Algunos mascotas, por desgracia, manifiestan cuadros de agresividad debidas a ciertas enfermedades o patologías que puedan tener. Algunas de ellas, también podrían deberse a diferentes tipos de infección por parásitos, como puede ser la tiña en los gatos. Otros casos son los problemas hormonales u otros con cierta gravedad como la rabia.

Si detectamos que la causa de tu gato enfadado es por alguno de estos síntomas, no dudes en acudir a tu veterinario de referencia para que le practique un chequeo exhaustivo y determine la causa que le provoca el comportamiento hostil del que hablamos.

Expresiones corporales de los gatos enfadados

A menudo, para las personas que tenemos animales en casa, resulta un poco frustrante el hecho de ver que nuestras queridas mascotas intentan decirnos cosas a través de su lenguaje corporal, y nosotros no sabemos interpretarlas tan bien como nos gustaría.

Y la verdad, es que más de una vez todos nos hemos sentido identificados con esta situación, ya que el aluvión de gestos, aspavientos y expresiones corporales que a veces muestran nuestras mascotas, a veces nos resulta muy confuso.

En este apartado, te intentaremos aclarar mediante las imágenes que te mostramos a continuación, algunas de las expresiones más típicas de felinos que se encuentran agitados, molestos o a punto de atacar, ¡por lo que estar atentos!. 👨‍🏫

Gato enfadado sonido

¿Quién no ha oido el rugido de un minino enfurecido?. Estos son parecidos a los sonidos que emiten los grandes felinos como lo son los tigres o los leones, pero evidentemente en menor escala, ya que su capacidad sonora es menor (entre otros factores).

Aún así, defienden a la perfección su territorio, haciéndose notar y respetar mediante su rugido o bufido.

Este bufido se corresponde con el sonido de un gato enojado o enfadado, el cual, se encuentra defendiendo su territorio de otros gatos que intentan invadir su espacio.

¿Cómo calmar a un gato enfadado?

Lo primero que debemos hacer para calmar a un gato enfadado es no agitarle más de lo que ya esta y no entrar en conflicto.

Estos felinos, al sentirse amenazados o que les persistes en su lucha, les hace llevárselo aún más si cabe al terreno de lo personal, y por consiguiente, aumentará su rabia exponencialmente.

gato-mimoso

Progresivamente, nos tenemos que ir ganando su confianza, y un buen paso para ello es mediante refuerzos positivos. Por ejemplo, cuando tu gatito vaya mostrando menos hostilidad y desconfianza hacia ti, podemos recompensarle con una caricia o gesto cariñoso, también, dándole algún tipo de snack para gatos que sea de su agrado.

Lo mejor en estos casos, es no tomar cuenta en su lucha, y por así decirlo, darles la razón esquivando el problema por el momento. De esta forma, tu mascota no te verá como como un enemigo.

Con estas conductas, lo más posible es que poco a poco tu gatito vaya depositando confianza en ti, y no te vea como alguien dañino o enemigo, sino como un amigo en el que confiar. 😻🤗

error: